Estaciones

Estación 61 – Pizzería Yatasto

Viernes 9 – Junio 2017, 9.30 PM – C.A.B.A.

LO MEJOR: La lealtad a la tradición de la buena pizza de molde y la buena faina.

LO PEOR: Los Sanitarios dejan bastante que desear, prácticamente una Caballeriza…

Ubicación: 7 Ambiente: 7 Atención: 8 Calidad: 7.5 Precio: 8

Puntaje Pizzero: 7,5

Paternal tiene ese nosequé…
Es un barrio con buenos accesos (sobretodo desde que existe el Metrobus San Martín) y sin embargo parece aislado..

También es un barrio de contrastes. Hay edificios de años recientes que muestran una clase media en ascenso, pero también tiene barrios de emergencia como el conocido “La Carbonilla”, a orillas del Ferrocarril San Martín.

Pero vamos con un cachito de historia. En la década del 50, el diario La Razón comentaba: “La posibilidad de que (el caballo) Yatasto alcanzara la cuádruple corona generó tanta expectativa en el público aficionado y no aficionado a las carreras que el Gran Premio Carlos Pellegrini disputada el 2 de diciembre de 1951 fue la primera carrera que la televisión argentina transmitió en vivo y en directo”.

Así, en ese contexto y en honor a aquel glorioso “pingo”, La Cervecería-Pizzeria “Yatasto” abrió sus puertas en 1953 y supo ser escenario de grandes veladas de Tango para deleite del barrio.

Por esas cuestiones de habilitaciones (y restricciones) municipales, que suelen ser producto de una reacción desesperada después de que ocurre una tragedia, Yatasto tuvo que reducirse a su faceta estrictamente gastronómica.

Pero guarda, el local de Avenida San Martín y Álvarez Jonte ofrece bastante más que pizzas: Mientras analizábamos qué gustos elegir, vimos pasar otros platos que nos llenaron el estómago de preguntas: unas napolitanas tamaño casi familiar, unas es-pec-ta-cu-la-res polentas en cazuela con bolognesa y queso, y la especialidad de la casa: el sandwich de jamón crudo.

Pero como la Caravana de la Pizza es un deber y un sacerdocio, resistimos la tentación de las otras opciones y entramos a todo galope pidiendo con carácter de urgente una grande mitad jamón y morrones, mitad calabresa, con dos fainas.

Aclaración: En esta ocasión eramos sólo dos, porque los otros dos caravaneros se guardaron por cuestiones de salud (cosas de los primeros fríos intensos del año) y no fueron parte de la largada.

La pizza cumplió con las reglas sagradas de la clásica al molde: Buen piso crocante, tostado pero no quemado, con esponjoso y fresco colchón para tender la sábana de muzzarella y demás condimentos.

¿Quedamos impresionados? Tal vez no, pero es una pizza que merece la ansiada vuelta a Primera, al igual que el Bicho, Argentinos Juniors, el club del barrio al cual este local hace referencia con cuadros, banderines y trofeos.

Bien la faina! Picantita, para no pasar desapercibida. Y por si faltaba condimento, en una mesa tres comensales casi se van a las manos. Cuestiones monetarias, aparentemente…

Por suerte ya no estamos en épocas arrabaleras de facón en mano y la muy cordial camarera apaciguó los ánimos para que las partes llegaran a un acuerdo, o por lo menos eso prometieron.

Los que sí llegamos a un acuerdo fuimos nosotros: Yatasto merecía esta Estación de La Caravana de la Pizza. Nuestras felicitaciones al jinete… perdón… al pizzero.