Estaciones

Estación 59 – Bodegón El Tábano

Jueves 23-Marzo 2017, 9.30 PM – C.A.B.A.

LO MEJOR: Clásico Bodegón Porteño del año 1930.

LO PEOR: Alguna Grande de Muzza no hubiese venido mal.

Ubicación: 7 Ambiente: 9 Atención: 8 Calidad: 9 Precio: 8

Puntaje Pizzero: 8,2

Luego de varios meses sabáticos en nuestras recorridas nocturnas por la urbe porteña en busca de nuevas experiencias en nuestros paladares, la caravana volvió a las pistas con una nueva y renovada energía a comienzos de una cálido otoño de 2017.

Esta vez rompiendo con todas las leyes establecidas para nuestra comunión pizzera, la Caravana decidió tomarse un respiro de tantos carbohidratos, ingeridos durante tantos años de existencia y salió en busca de un clásico y prestigioso Bodegón de antaño, para deleitarse con los tradicionales platos porteños, que son los elegidos por miles de comensales en todo la ciudad.

En una empedrada y muy poco transitada calle de Coghlan, casi como escondida de la actual vorágine de los barrios de Saavedra o Belgrano, se encuentra el Club Social y Deportivo El Tábano.

Antiguo Bodegón fundado en 1930, cuando aquellas calles eran apenas recorridas por muy pocos vecinos de la zona y cuando la fiebre de los restaurantes, no había llega a estos lares de la capital federal.

Con el comienzo de la década infame, y a escasos 16 dias del Golpe Militar que derrocó a Hipólito Yrigoyen, El Tábano abrió sus puertas como el clásico club social y deportivo barrial, centro de reuniones vecinales, ferias, carnavales y todo lo que podía unir al barrio en aquellas épocas.

 

Hoy casi 90 años después, sigue abriendo sus puertas para brindar una excelente comida casera, con platos abundantes y muy buenos precios.

En una noche clave para la selección Argentina, donde necesita arañar algún punto para lograr clasificarse para el mundial de Rusia 2018, los televisores, del tradicional salón abarrotado de cuadros de época y placas alusivas, son mirados con atención por los vecinos de la zona entre los cuales nos encontramos los integrantes pizzeros, esta vez camuflageados de bodegoneros.

Ya sentados en la mesa 3 de los integrantes de la Caravana, con un ausente con permiso laboral, arrancamos con una lista de pocos platos, donde se destacan Milanesa a caballo, Ensalada rusa, Estofado y otros tantos clásicos de la cocina porteña.

Marcharon finalmente unos Ravioles de Pollo y Verdura con estofado, Bife de Costilla con ensalada mixta y el plato del día: Bondiola con Papas fritas.

Para apagar la sed el Tábano, nos acompaña con bebida grande de litro y medio, fundamental en estos tiempos de darle un respiro al tan dolido bolsillo.

Entre los diferentes cuadros del salón se encuentran muchísimos homenajes a Roberto ¨El Polaco¨ Goyeneche, el vecino mas ilustre del barrio, del cual también lleva su nombre la avenida a muy pocas cuadras de ahí, para quien ingresa a la capital federal desde zona norte.

Llegan los abundantes platos muy bien servidos mientras seguimos sufriendo, con una selección Argentina, casi contra las cuerdas con nuestros hermanos Trasandinos.

Para los postres vamos con otros tradicionales del lugar, Flan, Vigilante (Queso y Dulce) y café.

Por suerte termina el partido con victoria Argentina y gran parte del salón se va vaciando de a poco mientras seguimos de tertulia en una cálida noche víspera de feriado.

Ya llegando a media noche nos despedimos de el Tábano, satisfechos de la visita y habiendo roto el molde (o la media masa) de la Caravana pizzera, para visitar un nuevo horizonte culinario, en la estación numero 59 de este camino incesante por todos los rincones porteños.