Estaciones

Estación 58 – Pizza Roma

Jueves 17-Noviembre 2016, 9.30 PM – C.A.B.A.

LO MEJOR: Su ubicacion a 2 cuadras del Obelisco y sobre Peatonal Lavalle.

LO PEOR: La de Provolone que pedimos… No la pidan!!!

Ubicación:Ambiente: 7 Atención: 7 Calidad: 6 Precio: 5

Puntaje Pizzero: 6,8

Vamos acercándonos lentamente al final de año 2016 y el clima aun continua destemplado en la ciudad de Buenos Aires, pero nada puede impedir, salir en busca de una estación de la Caravana, esta vez volviendo a pleno centro porteño, para disfrutar de la quincoagésima octava parada, de esta inagotable excursión pizzera por las veredas de la city.

Habiendo ya pasado por todos los clásicos de la Avenida Corrientes como Las Cuartetas, Los Inmortales, Guerrin, Banchero, Kentucky, La Rey, El palacio y Genova, nos quedaba pendiente un antigua pizzeria del año 1964, que se encuentra a apenas 2 cuadras del Obelisco, sobre la calle Lavalle; Pizzería Roma.

Este clásico de la Peatonal, también tiene su historia y su público; y aunque no se encuentre sobre la calle Corrientes, cuenta con larga trayectoria pizzera, aun hoy cuando como a la mayoria de las antes mencionadas, se le dio una aggiornada lavada de cara, luego de tantos años y tantos comensales atendidos.

En una ventosa noche de Noviembre, nos acercamos desde Belgrano, Colegiales y Saavedra a la Peatonal mas caminada del país, para cumplir con este dato, largamente postergado, para cumplir como corresponde con cualquier pizzería que se precie de nuestra enaltecida presencia.

A metros del antiguo Cine Monumental Lavalle y del ahora abandonado Bingo, se encuentra Pizzería Roma, un amplísimo local bien iluminado y completo en todos sus aspectos. Pizza al corte en la barra, muchísimas mesas, buenos postres y hasta las confituras navideñas ya preparadas para las Fiestas.

Debemos reconocer que los precios no son baratos, pero en un lugar tan transitado, entendemos que todos los costos deben ser amplios y el alto caudal de visitantes, no impide flaquear a la hora de ajustar el lapiz en la carta.

Arrancamos con un clásico de todos los tiempos, La Fugazzettas rellenas que por consejo del mozo, fueron sin jamón, ya que al ser al corte, solo colocaban el fiambre encima, algo prácticamente ultrajante, para una porción que se digne de fugazzetta rellena.

Buen sabor, buena masa, buena muzza, pero con bastante gusto a poco.

Por muy lejos su pequeño tamaño, no se acercaba ni cerca, a las altas porciones de fuga que supimos probar en nuestra vasta trayectoria culinaria.

La apacible noche de un jueves, nos permite disfrutar de un lugar grande pero tranquilo y un partidazo de la copa Argentina, donde Gimnasia y Esgrima y San Lorenzo, se debaten en un duelo imperdible, dejando todo en la cancha para pasar a la siguiente fase.

Nos costo bastante definir un sabor para el plato principal y sin embargo nos decidimos por mitad Jamón y Morrones / mitad Provolone.

En pocos minutos ya estaba en la mesa y atacamos sin piedad, dandonos cuenta en los primeros bocados que algunas ilusiones, a veces pueden no convertirse en lo que uno esperaba.

Buena masa, Mullidita y crocante abajo; una frase ya registrada de uno de nuestros integrantes, pero el resto dejo muchísimo que desear.

El provolone, todavia lo estamos buscando. Apenas rayado arriba, podríamos decir sin certeza contundente, que parecía aquellos de paquete de una renombrada marca láctea.

La de jamón y morrones se dejaba comer, pero no era digna de una cotización tan alta.

Las fainas, pedían por favor un nuevo bocado, aunque al final los últimos pedazos se fueron con la bandeja plateada.

No todo es lo que parece y no siempre podemos disfrutar de una inolvidable redonda, pero eso nunca impide pasar otra velada inolvidable entre amigos, que es la función mas destacable de nuestra Caravana.

Llegando a media noche caminamos un par de cuadras por la Peatonal, cuando aun la noche porteña esta comenzando.

En la estacion nro. 58, la Caravana de despide del Centro Porteño, hasta alguna otra sugerencia de nuestros fanáticos, para continuar recorriendo cada rincón de nuestra ciudad, en busca de porción de zapi que deleite nuestros paladares.