Estaciones

Estación 39: Pizzería Pin Pun

Martes 20-Enero, 2015, 9:30 PM – Almagro – Ciudad de Buenos Aires.

En la primera estación de 2015, la Caravana volvió a la Avenida Corrientes para visitar una de las más antiquísimas pizzerías de la ciudad ubicada en pleno corazón del barrio de Almagro.
Sobre una de las avenidas más transitadas de la ciudad, entre Medrano y Salguero, se encuentra la clásica pizzería Pin-Pun, un salón familiar inaugurado allá por el año 1927.

LO MEJOR: La tradición que se mantiene hace 88 años.

6porciones

LO PEOR: Los sabores no-clásicos no son la especialidad.

Ubicación: 7 Ambiente: 7 Atención: 8 Calidad: 7.5 Precio: 5

Puntaje Pizzero: 6,9

 

Según cuenta su historia, sus primeros fundadores, antiguos inmigrantes genoveses, fueron los mismos dueños que cinco años después, en 1932, fundaron la ya tradicional pizzería Guerrín, otro ícono de Corrientes, en pleno centro teatral de la ciudad y una de las primeras estaciones de la Caravana.

Arrancando con nuestra visita, en un agitado mes de Enero, nos encontramos un cálido martes a las 21.30 hs. para degustar la muy recomendada pizza de la casa y uno de los platos fuertes del lugar: sus clásicas empanadas fritas.

Comenzando con un pequeño salón de pizza al corte, donde varias barras alojan a los transeuntes que liquidan una porción de muzza o un par de empanadas en minutos y continúan sus habituales tareas cotidianas, sigue al fondo en tradicional estilo longitudinal, donde las mesas esperan a los comensales que tienen un poco más de tiempo para distrufar de una increíble pizza al molde.

Como no podíamos perdernos uno de los clásicos de Pin-Pun, arrancamos con las empanadas fritas y una buena jarra de moscato, combinacion ideal para una noche de verano.
Lo prometido no defraudó en lo absoluto y, sin dudarlo, unas de las empanadas fritas más contundentes de tantas estaciones recorridas.


Para continuar con la previa, seguimos con un clásico de la Caravana, que es la mítica fugazzetta rellena, a la que acostumbramos testear en cada una de nuestras estaciones. Otro plato que brilló en escena, tanto en sabor, calidad y hasta inclusive precio.

La noche se agita entre charlas futboleras y una intensa actualidad cotidiana y así llega una grande mitad jamón y morrones / mitad provolone con jamón. Buen piso, abundante muzzarella y muy buena cantidad de morrones. ¿La mitad de provolone? Desfavorecida por la comparación, aprobó con un 4 raspando.

El combo fue contundente y no había mucho lugar mas para postres; apenas un par de cafés para seguir la tertulia de una divertida noche y ya pasadas las 23.30 hs estábamos para volver a nuestros hogares, ambientados con un importante aroma a frito que perduró durante varias horas.

Para la cuenta, muy buenos precios y una excelente atención de todo su personal.

En la estación 39, Pin-Pun nos demostró que su tradición pizzera con casi 90 años de historia continúa vigente como desde el primer día.