Estaciones

Estación 38: Pizzería La más Querida

Martes 16-Diciembre, 2014, 9:30 PM – Bajo Belgrano – Ciudad de Buenos Aires.

Se termina el 2014, gran año pizzero, y con la calidez de una hermosa noche de Diciembre salimos en busca de la estación nro. 38 en Barrancas de Belgrano a pocos metros de la via del ferrocarril Mitre.

LO MEJOR: La variedad de gustos.

5porciones

LO PEOR: No vemos motivos para que el uso de la parrilla haga que los precios sean tan elevados.

Ubicación: 7 Ambiente: 7 Atención: 7 Calidad: 7 Precio: 6

Puntaje Pizzero: 6,8

 

Sobre la calle Echeverría, esquina Montañeses, se encuentra La Más Querida. Pizzería con aires turísticos que se caracteriza por su cocción a la parrilla, algo poco habitual en el mercado pizzero que solemos visitar.

En un pequeño local bastante escondido, La Más Querida se caracteriza por un ambiente cálido y colorido. Pocas mesas, gran mostrador y parrilla con preparación a la vista, invitan a una cena con amigos para festejar los ultimos días del año.Ya sentados a la mesa en una noche particularmente bulliciosa, vilumbramos una carta con ingredientes regionales norteños que nos dan cuenta de su proximidad con un clásico restaurant peruano. No hay faina ni empanadas, ¡algo asi como ir a una parrilada y que no haya chorizo y morcilla! Pero entendemos que es una cuestión de principios de la gente de este local, lo cual respetamos pero no compartimos.

Para el inicio vamos con una grande que contiene 12 porciones repartidas en 3 gustos.

Enchilada (carne y picante) y porotos; girgolas y pimientos, y una promocionada fugazzetta con cebolla caramelizada a la que le faltó “caramelizado”.

Los precios no son de los mejores y si a esto le sumamos que las gaseosas vienen solo en lata, ya podemos empezar a predecir que al final de la noche nos iremos con los bolsillos heridos. La pizza en la mesa llega con mucha actitud de la mano de Paulina, la mesera de turno y la imagen es imponente. Mucho color, mucho aroma y muchas ganas de empezar a degustar. Como toda pizza a la parrilla su espesor es prácticamente infimo y aunque arriba tenga un alto contenido, las porciones se evaporan como agua cuando apenas estamos arrancando. Buenos ingredientes, pero la fugazzetta no estuvo ni cerca de las mejores que hemos probado. Sorprendió bien la enchilada.

Para la segunda etapa vamos con otra grande, esta vez con clásica muzzarella y panceta, parmesano y rúcula. Con un toque más de elite llega una nueva tabla, que en contados minutos vuelve a quedar vacía. La muzza fue uno de los puntos fuertes, por lo menos para nuestro crítico más destacado y la más completa no desentonó, por la abundancia de sus ingredientes, aunque todavía estamos buscando la panceta.

 

Cuando llega la cuenta se nos borran las sonrisas pero en la última estación del año solo nos queda reír y sacar la billetera.

A pesar de no estar ubicada en el exclusivo centro de Belgrano, y estar cerca pero escondida del barrio Chino, los valores por persona son verdaderamente altos en estos tiempos y mas aún para críticos experimentados como nosotros.

Nos despedimos hasta la próxima estación en un nuevo y pizzero año 2015 que hemos disfrutado y compartido con todos ustedes, amantes de la redonda de muzza.