Estaciones

Estación 33: Pizzería El Mazacote

Miércoles 24-Septiembre, 2014, 9:00 PM – Montserrat.

Cumpliendo nuestros 2 primeros jóvenes años, en este grato y gastronómico encuentro que nos regalamos, recorriendo las mejores pizzerías de la Argentina, arrancamos la primavera floreciendo la Estación nro. 33, en uno de los reductos más recomendadas por nuestros fieles seguidores.

LO MEJOR: Buenos precios, bien para ir de paso al mediodía.

3porcioness

LO PEOR: A la noche no tiene mucha onda.

Ubicación: 6 Ambiente: 5 Atención: 6 Calidad: 6 Precio: 7

Puntaje Pizzero: 6

 

El Mazacote, ubicado en pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires, es una clásica pizzeria de barrio, con pocos detalles de ambientación y pizza al molde o la piedra.

Las expectativas eran muchas luego de tantas recomendaciones y pedidos de visita, pero se fueron diluyendo a medida que fuimos conociendo el lugar. ¿Estaremos más exigentes? ¿O más viejos?

En la lúgubre esquina de Chile y San José, un miércoles por la noche el salón se encuentra prácticamente vacío. Los mozos se miran las caras preguntándose a cuál de las pocas mesas con gente atender.

El horno sigue funcionando y algunos taxistas paran a comer una porción al corte en una pequeña barra lateral.

Arrancamos con una acotada lista de buenos precios y alguna recomendación del mozo, que por suerte le puso más onda que toda la pizzería.
Para empezar vamos con fugazzeta rellena al corte, esta vez cuadrada, y clásica faina para una previa ya más que conocida.

La fugazzetta decepcionó bastante, flojo queso y algo quemada, pero a esta altura ya no podíamos esperar demasiado. La faina cumplió sin laureles.
Con gaseosas de por medio (estamos cada vez más sanos) llega el plato fuerte con la especialidad de la casa, a la piedra: Una grande redonda completa de muzzarella, jamón, morrones, tomates, huevo duro y aceitunas verdes.

Para la foto y portada con todos los colores primaverales posibles. Tanto la masa como la muzza cumplieron su cometido, aunque no dio el puntaje para subir al podio.

Para los postres nos despachamos con Isla Flotante y flan casero, degustando ahí lo mejor de la noche, por lo menos para irnos a nuestros hogares con un dulce sabor en nuestros experimentados paladares y un grato recuerdo.

No tenemos muchas más apreciaciones posibles para un despojado salón, sanitarios de antaño y hasta poca predisposición de sus encargados.

Cada estación tiene su encanto y la Caravana visita cada rincón de la ciudad en busca de la mejor pizza.  No siempre la encuentra….